martes, junio 28, 2022

¿Debo invertir en criptomonedas?

En 1996, un oncólogo de Estados Unidos creó la primera moneda digital, la e-gold, respaldada por oro y con la cual el usuario podía hacer pagos y transferencias en línea, antes de que PayPal se creara. En el 2007, las autoridades de su país comenzaron una serie de acciones legales en su contra hasta forzar su cierre 6 años después. En el 2006, en un caso similar, Bernard Von fundó su propia casa de moneda y comenzó a emitir la Liberty Dollar. Al año siguiente le confiscaron 2 toneladas de monedas y fue enjuiciado bajo cargos de falsificación, fraude y terrorismo doméstico. ¿Será por eso que no conocemos la identidad de Satoshi Nakamoto, el creador del Bitcoin? La experiencia nos dice que a los gobiernos no les gusta la competencia cuando se trata de emitir monedas. Si bien Satoshi (o quien en realidad sea) no estuvo dispuesto a cometer los mismos errores, sí nos dejó algo en claro: su moneda llegó para quedarse.

Al principio sólo unos cuantos entusiastas y apasionados tecnológicos creían en las bondades del bitcoin, y a pesar de que poco a poco iba aumentando de valor, casi nadie se imaginaba lo que sucedería en la actualidad, como en mayo del 2010, cuando un programador pagó por un pizza la cantidad de 10 mil bitcoins, unos 65 millones de dólares al precio de hoy, y gracias a él cada 22 de mayo se celebra el Bitcoin Pizza Day, para honrar su costoso error. Pero hubo algunos que sí vieron el potencial desde el inicio, y con unos cuantos cientos de dólares que invirtieron hoy son millonarios. ¿Pero qué sucede con todos nosotros que sólo hemos visto desde la barrera este exponencial crecimiento de las criptomonedas?, ¿aún estamos a tiempo de entrar al negocio?

Es muy difícil predecir el futuro de las criptomonedas, pero podemos despejar algunas dudas si analizamos primero un poco su historia y evolución, para ello entrevistamos a Miguel Aguayo, co-fundador de la primera (y única) criptomoneda de origen yucateca: la Tradcoin: “Las criptomonedas nacen para tener una opción diferente al sistema tradicional bancario y económico. Solamente tenemos el dinero que es controlado por los bancos y los gobiernos. Los de arriba se unen para hacerse más ricos y hacer más pobres a todo el resto del mundo. Entonces Satoshi Nakamoto creó un sistema que no tuviera inflación, que es el cáncer económico de todo el mundo. Ganamos la misma cantidad de dinero pero cada día los productos valen más. Es importantísimo saber cómo nace la inflación para entender por qué se crearon las criptomonedas. Imagínate que la riqueza total de los Estados Unidos fuera un millón de dólares y se tienen diez billetes de dólar, cuánto valdrá cada dólar si vale un millón de dólares cada billete pues son 100,00 dólares. Si la riqueza total de recursos humanos, financieros, naturales, etc., valieran un millón de dólares, si tenemos diez billetes, cada billete vale 100,000 y ¿qué hacen los bancos?, arrancan la máquina e imprimen más billetes, y así se hacen 20. Pero la riqueza de Estados Unidos sigue siendo la misma, un millón de dólares. Ahora, toda riqueza se distribuye en billetitos y cada uno vale 50,000 dólares, eso es lo que produce la inflación. En cambio, en el sistema de las criptomonedas esto no sucede porque se divide en un número finito, no se pueden hacer más criptomonedas y la riqueza será en función de lo que la gente ofrezca por ella, por lo que cada día ésta crecerá más entre el mismo número de monedas, lo que hace que el valor de la criptomoneda suba. Entonces la idea de Satoshi fue crear un sistema en el cual no hubiera inflación. Esa fue la finalidad del Bitcoin. Sube y baja como cualquier activo financiero en el mundo, mientras más gente compre una moneda crece su valor y mientras más gente se deshaga de ella, decrece su valor”.

Oferta y demanda, la clave del éxito de toda criptomoneda ―En la medida que las personas conozcan y usen las criptomonedas (actualmente sólo el 2% de la humanidad las conocen) habrá más gente invirtiendo en ellas y el valor tendrá que subir, por lo que el margen de crecimiento aún es muy amplio—nos explica Miguel Aguayo y añade: “Cada día se van sumando más negocios al mercado de las criptomonedas (Amazon, Tesla, McDonald´s, entre otros). Y a lo mejor hay personas muy puristas que dirán «no puedes comprar en todos lados» pero es porque apenas se está creando una estructura, un nuevo sistema económico mundial no se crea de la noche a la mañana. Estamos dando pasos agigantados. Es una revolución financiera sin armas o sangre pero sí es una llamada de atención a los gobiernos y a los bancos para que sepan que se aprovechan demasiado de las personas”.

Una revolución, sin lugar a dudas, y no solo en lo que a la moneda se refiere, que ya es bastante, sino por la tecnología que está detrás del bitcoin: las Blockchain o cadena de bloques, un sistema prácticamente infalsificable (al menos nadie lo ha logrado) que se asemeja a un gran libro contable, en donde cada operación es guardada y validada por miles de servidores descentralizados, es decir, sin el respaldo de ningún gobierno o corporación (esta operación de validación es conocida como minería de bitcoins, y el minero recibe de recompensa una fracción de la moneda). Además, esta cadena de bloques, mediante técnicas criptográficas, se va enlazando a una cadena anterior por lo que se forma un historial público de su evolución, de esta forma se puede rastrear cada operación hasta sus inicios, lo que le confiere veracidad al sistema. Es tan eficaz el sistema Blockchain que en la actualidad ya se trabaja en múltiples aplicaciones como la creación de contratos inteligentes, las operaciones inmobiliarias y en un futuro no lejano para llevar a cabo votaciones digitales.

Si tiene tantas ventajas la Bitcoin, ¿Por qué alguien como Warren Buffet no invierte en ellas? (o al menos eso dice). Porque hay algunos puntos que aún causan incertidumbre: 1) ¿qué intereses tuvo el creador y por qué no ha vendido ninguno de sus propios bitcoins? (lo que le dejaría una fortuna de entre 6 y 9 billones de dólares), 2) ¿Cuál será la influencia de China y su amplia “industria minera” con miles de ordenadores?, 3) ¿Qué pasará cuando se terminen de desarrollar los ordenadores cuánticos? (si lo usan para minar bitcoins podrían llegar a tomar el control de la blockchain) y 4) No hay nada de valor que respalde al Bitcoin, más que la especulación.

Pensando en este último punto surgió una generación de criptomonedas basadas en proyectos productivos, como lo es el Tradcoin, a fin de facilitar su uso como método de inversión.

Nosotros estábamos viendo que muchas monedas que salen son fraude o muchas no despegan porque son proyectos muy ambiciosos en largos periodos de tiempo. Las criptomonedas también sirven para apoyar proyectos aunque hay algunos que tardan en desarrollarse 5 o 10 años y las personas aún invierten en ellos porque les parecen interesantes. Las criptomonedas van subiendo y bajando con buenas y malas noticias entonces nosotros lo que decidimos hacer fue crear proyectos rápidos, tangibles, accesibles y que no demoren tanto en el tiempo. No son proyectos excesivamente costosos, es uno tras otro— señala Miguel Aguayo al hablar sobre su creación. ―La diferencia con otras criptomonedas es que el dinero que recaudemos no será para nosotros sino para los proyectos. Cuando se termina el proyecto, se recupera la inversión y las ganancias, y se comienza un nuevo proyecto. De tal manera que cada día tengamos más proyectos y eso le va a dar solidez a la moneda y confianza a la gente porque siempre van a tener noticias de nosotros. Nuestros proyectos van a estar basados en siete pilares: Bienes raíces, tecnología, comercio, arte, turismo, startups y salud (en este último no vamos a ganar dinero, vamos a ofrecer servicios a las comunidades).

Pero ¿cómo recaudan dinero?: Ponemos a la venta nuestra criptomoneda y en ese momento vale cero porque la acabamos de construir. Hay dos tipos de monedas, hay unas que se minan en la computadora, se construyen a lo largo del tiempo y otras que se construyen en un solo momento como es nuestro caso. Ya se hicieron 300 millones de criptomonedas y en este momento cada uno de nuestro tokens o monedas, no valen nada porque no está en un mercado financiero. Para que nuestra moneda tenga valor tiene que estar en un lugar donde pueda ser intercambiado por otra, por bitcoins, pesos o por dólares. Lo que tenemos que hacer para estar en los mercados es hacer pagos, organizar gastos y para eso la gente de todo el mundo apoya. Y lo que pasa es que les vendemos la criptomoneda a un valor muy bajo y cuando sube el valor por esa recaudación, ellos obtienen lo doble o triple de lo que invirtieron. Estamos en una etapa que se llama ICO (Initial Coin Offering) como una empresa que va a salir al mercado y se capitaliza con muchas personas. Crece y con eso, las acciones de la gente valen más”

Para invertir en Tradcoins, Bitcoins o en alguna de las cientos de criptmonedas que actualmente existen es necesario entrar a una Exchange (sitios web para la compra y venta de criptomonedas) en el caso de Tradcoin será a través de Hitbtc.com). Actualmente entre las más populares están Binance, Bittrex, Kraken y Bitso.

Sin lugar a dudas invertir en criptmonedas sigue siendo una opción muy viable a considerar, hasta los mismos bancos han comenzado a invertir en ellas. Es una revolución que llegó para quedarse, lo único que necesitas es estudiar muy bien los objetivos y planes de inversión de cada criptomoneda (lo que se conoce como su White Paper) así como para conocer al equipo humano que está detrás de ella. No inviertas más de lo que estarías dispuesto a perder (a grandes ganancias grandes riesgos), usa solo un dinero que no necesites en 2 o 3 años por lo menos, y sumérgete en este nuevo mar de las criptomonedas por tu propia cuenta, no permitas que otros “manejen” tus inversiones a través de plataformas o multiniveles, ten el control de tu inversión y disfruta tu viaje al futuro.

Artículo anteriorJoven e independiente
Artículo siguienteArrendamiento financiero
YoDinerohttp://www.yodinero.mx
Tenemos la misión de hacer que mejores la relación que tienes actualmente con tu dinero, brindándote conocimiento muy valioso que va desde temas más profundos como la inteligencia emocional, desarrollo personal y tecnológico.

Queremos conocer tu opinión

Últimos artículos