domingo, noviembre 28, 2021

SE BUSCAN MUJERES STEM

Es probable que nuestras bisabuelas y abuelas no imaginaron los cambios que ocurrirían unas décadas después en la vida de las mujeres. Desde obtener un trabajo remunerado hasta desempeñarse como policía, médicas, abogadas e incluso científicas.  Y ya ni pensar en tener el derecho al voto, o más aún, que una mujer pudiera postularse para la presidencia. Ello no era más que utopías, que para las mujeres de hoy, son una realidad. 

Hemos avanzado, gracias a la lucha constante de mujeres revolucionarias, sufragistas, feministas, pero sobre todo valientes, resilientes y que conocían su valor y su lugar en este mundo. Sin embargo, de acuerdo a la OIT (Organización Internacional del Trabajo):

 “…las mujeres siguen padeciendo un gran nivel de discriminación y desigualdad en el lugar de trabajo. Veinte años después, y en vísperas del centenario de la OIT en 2019, la Organización ha puesto en marcha la iniciativa sobre las mujeres en el trabajo, junto con la iniciativa relativa al futuro del trabajo, a fin de llevar la atención al género y analizar a fondo algunas de las esferas más cruciales. El futuro del trabajo es sinónimo de una mayor presencia femenina en este ámbito, y en ese futuro la igualdad de género debe ser un hecho.” (Artículo: las mujeres y el futuro del trabajo. Fuente: OIT)

Lo que dice la ONU

Y aunque la ONU declaró al siglo XXI como el “Siglo de la mujer”, para lograr la igualdad de género es necesario construir una verdadera inclusión de género en el trabajo, la salud, el  empleo, el hogar y los derechos humanos. Pero ¿y si la igualdad de género fuera una realidad? Quizá la pobreza se reduciría en las familias y los países, las economías se fortalecerían, se cumplirían los Objetivos de Desarrollo Sostenible, etc.

A través de estas páginas, en nuestra sección Ella Soy Yo, hemos conocido la historia de mujeres valientes, resilientes, visionarias y unidas por un gran deseo de aportar y contribuir en la vida de otras mujeres. Trabajando justo por la equidad de género, de derechos, de construir una nueva mentalidad de sororidad, de no violencia, de responsabilidad sobre sus propias vidas y su economía.

Mujeres que decidieron ser acción, y no reacción de un entorno que aún se presenta hostil para sus objetivos, y que sigue presentando nuevos escenarios que podrán ser transformados justo por las decisiones que tomen en todas las áreas y momentos de sus vidas. Y en este punto, vale la pena cuestionarse, ¿cómo deberán prepararse las mujeres que decidirán y moverán el mundo los siguientes años?

El futuro…

Para hablar sobre el futuro, basta observar nuestro presente, donde la tecnología y los avances científicos están transformando nuestros hábitos, la forma de relacionarnos, de hacer negocios, de aprender, etc. Sin embargo, y aunque la cantidad de mujeres graduadas en América Latina representa el 60%, sólo 3 de cada 10 de ellas, se gradúan en carreras relacionadas a Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (Robótica, Electrónica o Ing. Química).  Es decir, alrededor del 28% de mujeres. Considerando lo anterior, es momento de abrir nuestra mente, ir más allá de nuestro género y enfocarnos en nuestros talentos y habilidades, para que sean estos los que nos guíen hacia la disrupción e innovación. Para lograrlo, hay que considerar los siguientes puntos:

·         Es momento de enfocarnos en el sector de tecnología e información. Actualmente la transformación digital está cambiando el mundo y las oportunidades de empleo se están abriendo en ocupaciones relacionadas a la creación y uso de tecnología. La estadística actual muestra que solo el 1% de las mujeres en Latinoamérica trabajan en tecnología e informática, por lo tanto, aquellas mujeres que comiencen a prepararse en estas áreas, tendrán un mundo de oportunidades.

·         Sigamos trabajando para reducir la brecha de género que se observa mucho más en las áreas STEM (Science, Technologies, Engineering and Mathematics) y que perpetúa la brecha salarial existente entre hombres y mujeres. Estimaciones indican que, si las mujeres ganasen lo mismo que los hombres, la riqueza global aumentaría un 14% -riqueza que impulsa la economía-. Y si bien la brecha salarial está presente en más áreas, nos corresponde a nosotras, seguir a paso firme, mostrándonos -sí, mostrándonos a nosotras mismas- que la capacidad siempre ha estado ahí para romper cualquier techo de cristal.

·         Conozcamos sobre herramientas de la ciencia del comportamiento -que agrupa varias disciplinas como la economía, la psicología y la antropología social-  que nos permitirá entender cómo las personas toman decisiones en la práctica. Y en lo general será posible diseñar políticas públicas incorporando un modelo más realista del comportamiento humano que impulsará a los individuos a tomar decisiones para sí mismos y la sociedad. Este tipo de intervenciones presentan una vía posible y novedosa para promover la igualdad de género.

Las habilidades STEM son imperantes para adaptarse a las nuevas transformaciones digitales que estamos viviendo, también se vuelven necesarias para dar continuidad a los desarrollos tecnológicos a través del diseño, operación y mantenimiento de la infraestructura de nuevas tecnologías. Se requieren más mujeres que participen en este proceso para  poder contar con un futuro inclusivo, donde los avances científicos y digitales representen y atiendan la diversidad de la población. Porque cuando una mujer se supera, se supera una familia y se transforma una sociedad.

Silvia Carrasco Arjona
Psicóloga de profesión, grafóloga, conferencista y escritora sobre temas de finanzas y emociones. En 2018, crea la revista YoDinero para ayudar a las personas a reconciliarse con sus finanzas personales, por medio de una mejor comprensión de sus emociones respecto al Dinero.

Queremos conocer tu opinión

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos artículos