Nos han hecho creer que las ventas son difíciles y que la tecnología no está hecha para las mujeres, pero ambos mitos son falsos.

¿Sabes qué pasa cuando no intentas algo? Nunca sabrás el éxito que pudiste haber tenido. Algo parecido sucede con el tema de las ventas. En ocasiones lo dejamos como última opción cuando buscamos empleo o cuando recibimos una propuesta para vender determinados artículos o servicios. Sentimos que no somos buenas para las ventas, que no se nos da, que no sabemos vender y un sin fin de prejuicios vienen a nuestra mente.

Si platicas con un grupo de vendedores y les preguntas sobre su trabajo, muchos te dirán que empezaron a hacerlo “por accidente”. Refiriéndose a que se quedaron sin trabajo en algún momento y entraron a las ventas momentáneamente. Pero la mayoría te dirá que es una profesión que los apasiona, la cual no dejarían ya que es única y les ha permitido salir adelante. Las y los vendedores se caracterizan por ser audaces, persuasivos y competitivos. Sin embargo, estas habilidades no siempre son natas, se pueden desarrollar con práctica, disciplina y mucho entusiasmo, siempre enfocados en objetivos personales y profesionales.

Las ventas no son difíciles, pero sí son retadoras, te obligan a reinventarte, a ser creativa, a tener siempre un espíritu de aprendizaje. Y más en esta situación que estamos viviendo en 2021. Es una época en dónde ha aumentado la cantidad de personas que están realizando ventas desde su casa o emprendiendo un nuevo negocio con el objetivo de auto emplearse y seguir generando ingresos.

De aquí surge la importancia de hacer las cosas diferentes. Y lo que te propongo es que innoves usando la tecnología. No te asustes, ¡hoy en día es más fácil que nunca! Realmente solo hay que comenzar a usarlo para que veamos los resultados y tampoco tienes que tener equipo de última vanguardia como celulares de alta gama o una laptop poderosa. Basta con tener un celular smartphone o una laptop, ambos con acceso a internet y listo.

Existe una técnica llamada Video Selling que engloba ambos conceptos. Se refiere a vender a través del uso de videos, los cuales se usan para explicar mejor el funcionamiento de un producto, dar a conocer los beneficios de un servicio y también para que tu posible cliente te conozca, lo cual va generar una relación de confianza. El impacto que genera un video en el cliente es mayor que el recibir bloques de texto o catálogos completos que en ocasiones no tiene tiempo de revisar de forma completa.

A continuación, te doy unos consejos para hacer videos que impacten en tus clientes:

●     Presentarte con tu nombre, y si lo consideras, mencionar de dónde obtuviste su contacto.

●     Preparar tu guion o puntos de los que hablarás en tu video.

●     Que su duración sea máxima de 2 minutos, tampoco queremos enviar videos largos que no verán completos.

●     Mostrar el producto o marca ofrecido.

●     Hablar claramente y con buen volumen.

●     Tener un fondo adecuado, que no distraiga de tu mensaje.

●     No tienes que hacer un video para cada cliente, así que prepara uno genérico que puedas compartir con muchas personas.

Ahora bien, para hacer los videos puedes usar aplicaciones gratuitas que además son muy intuitivas. Las que recomiendo se llaman Soapbox y Vidyard, que te permiten grabar desde tu cámara y la pantalla de tu equipo al mismo tiempo. Te dejo los pasos para utilizar cualquiera de ellos desde el navegador Google Chrome:

  1. Instalar la extensión de la herramienta. Por ejemplo, puedes googlear instalar extensión de Soapbox, abres la liga, eliges instalar extensión y sigues las instrucciones. En la parte superior de tu navegador se agregará un ícono azul con forma de cámara de video.
  2. Haz click en el ícono y elige Start Recording, selecciona compartir la pantalla completa y luego elige Compartir.
  3. Comenzará un conteo regresivo desde el 5, cuando llegue al 0 saldrá un círculo rojo que indica que la grabación ha comenzado. Siéntete confiada hablando y mostrando tu información desde la pantalla de tu equipo o incluso compartiendo imágenes guardadas mientras explicas a qué te dedicas y lo que ofreces.
  4. Cuando termines, edita tu video eligiendo en la barra inferior lo que deseas mostrar: pantalla, cámara o ambos elementos.
  5. Elige Share, luego Copy URL only y pega esa liga en un correo o en un mensaje de WhatsApp para compartirlo.

Te aseguro que tus prospectos sentirán curiosidad al recibir un video de tu parte y lo abrirán para ver de qué se trata. La idea es que uses herramientas o técnicas que los demás no están usando, recuerda que actualmente hay mucha competencia y el que haga las cosas diferentes ya tiene un punto de ventaja. No te sientas mal si tu primer video no te gusta, hazlo de nuevo hasta que te sientas satisfecha. Y nunca dejes de confiar en ti misma. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí